Mi Cesta:
0 Productos
Total: €0.00

0 Producto
€0.00




Inicio Noticias Mi hijo moja la cama

Prueba el búscador de noticias por palabras

Mi hijo moja la cama Imprimir E-mail
Share Comparte con tus amigos en las redes sociales.
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

Si su pequeño ya hace tiempo que dejo el pañal atrás y aún sigue mojando alguna noche la cama no vea en esta situación un escollo insalvable. Mojar la cama, lo que se conoce como enuresis nocturna, es un problema habitual en la infancia: estudios recientes revelan que entre el 15 y el 20 por ciento de los niños españoles de cinco años presentan este problema, más frecuente entre los varones.

En contra de la creencia popular, el sueño profundo, la pereza, una supuesta demanda de atención o algún problema de salud pueden no ser la causa. La explicación es sencilla: el niño moja la cama porque simplemente no es capaz de controlar su vejiga mientras duerme.

Cuándo acudir al médico

Los niños nacen incontinentes, su vejiga se llena y se vacía automáticamente, pero poco a poco y a medida que crecen, aprenden a sentir las ganas de hacer pis y a controlar el vaciado de la vejiga. La capacidad de continencia diurna la adquieren antes que la nocturna, de hecho mientras que la mayoría de los niños se mantienen secos durante el día a los tres años de edad, hay que esperar a la edad escolar para que sean continentes durante la noche. De todos modos, es normal que los pequeños tengan ‘accidentes’ miccionales ocasionales de día y de noche hasta que alcanzan la edad escolar.

Por lo general, se considera ‘normal’ mojar la cama de vez en cuando hasta los 7-8 años. Si su pequeño pasa esta barrera y el problema no ha desaparecido o si antes de llegar a esta edad angustia al niño o a la familia, consulte con un especialista. Y tome nota de esta regla general: si el niño ha estado seco y comienza a mojar la cama de nuevo de forma repentina, o si le preocupa mojar la cama y este hecho le frustra, es prudente buscar ayuda.

Tiene solución

Muchos niños dejan de mojar la cama sin ayuda ni tratamiento alguno. Pero si la enuresis nocturna persiste, es necesario consultar con el médico quien, tras un reconocimiento para descartar cualquier problema físico, determinará cuál es el tratamiento más apropiado para el niño teniendo en cuenta su edad y el grado en el que este problema le afecta.

Los programas de entrenamiento vesical para mejorar la capacidad de continencia, sistemas de alarma para que el niño sea consciente de cuándo se está haciendo pis, terapias de comportamiento para motivar y premiar sus logros o ciertos medicamentos son algunas de las alternativas terapéuticas disponibles actualmente. El problema no se soluciona de un día para otro y puede que el tratamiento tarde semanas e incluso meses en comenzar a funcionar. Veamos en qué consiste cada uno de ellos.

Distintas alternativas

Los programas de entrenamiento vesical tienen como objetivo enseñar a los niños hábitos con los que incrementar la cantidad de orina que su vejiga pueda almacenar y así mejorar el control sobre la misma. ‘Abrir y cerrar el grifo’, es decir, interrumpir el chorro varias veces mientras se orina, y aguantar todo lo que se pueda antes de hacer pis son ejercicios de gimnasia vesical.

La alarma o ‘pipi stop’ es el tratamiento que ha demostrado mejores resultados. Se trata de un dispositivo que se sitúa sobre la cama o bajo la ropa interior y que produce un timbre, zumbido o vibración cuando el niño se orina por la noche. Los acontecimientos se suceden fácilmente: el niño empieza a orinarse, el dispositivo detecta la humedad, ésta pone en marcha la alarma y el niño se despierta. Objetivo cumplido: el pequeño es consciente de los que pasa y de lo que se siente cuando la vejiga está llena.

Si el niño está preocupado y motivado para ello, puede llevar un calendario o diario de soles y nubes en el que registrar los días secos y mojados y así ver los progresos y comprobar si ha conseguido el premio ‘pactado’, como ir a dormir a casa de un amigo; todo un ejemplo de terapia de comportamiento.

Existen medicamentos que ayudan a controlar la vejiga o a disminuir la cantidad de orina que llega a ella durante la noche. Pueden ser efectivos, pero no curan la enuresis, de hecho, es habitual que los síntomas reaparezcan cuando la medicación se suspende.

FUENTE: Instituto Indas y Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria.

 

ATENCIÓN AL CLIENTE

Telf: (0034) 966 980 462

Horario: 9:00-14:00 AM

info@ecosensitiveskin.com

También puedes realizar tu pedido por teléfono

SÍGUENOS EN:

  

INFORMACIÓN SOBRE COOKIES

ECOSENSITIVESKIN®...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Las cookies no te pueden identificar. Continuar navegando supone la aceptación de la Política de Cookies. MÁS INFORMACIÓN