Mi Cesta:
0 Productos
Total: €0.00

0 Producto
€0.00




Inicio Noticias El cuidado dental ha de empezar desde el nacimiento

Prueba el búscador de noticias por palabras

El cuidado dental ha de empezar desde el nacimiento Imprimir E-mail
Share Comparte con tus amigos en las redes sociales.
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

Los especialistas en salud bucodental infantil son tajantes en sus recomendaciones sobre el cuidado de los dientes de los más pequeños de la casa: no sólo no hay que esperar a que el niño tenga los dientes definitivos para comenzar con el cuidado dental, sino que hay que hacerlo desde los primeros meses de vida. La odontopediatra Eva María Martínez Pérez da un paso y más allá e insta a cuidar los dientes del bebé ya desde la gestación. En este sentido, recomienda a la futura mamá no tomar muchos hidratos de carbono durante el embarazo, puesto que su exceso puede alterar la formación de los dientes. 


Una vez que el bebé ha nacido, es aconsejable limpiar las encías con una gasita después de cada toma, puesto que los restos de leche pueden provocar alteraciones en la flora bacteriana de la boca. Este gesto cobra aún mayor importancia cuando los dientes comienzan a salir, ya que incluso la leche materna puede producir caries si no se acompaña de una higiene adecuada.

Cuando algún diente empiece a asomar, las bacterias van a producir ácidos que le atacarán aunque sea un diente de leche. Un problema importante, pues si la caries acaba haciéndose un hueco puede que el pequeño padezca dolor e incluso infecciones y si estas caries son extensas es posible que el resultado sea pérdidas de espacio que originarían problemas en la configuración de la dentadura definitiva. Además, por mucho que los dientes de leche estén predestinados a caerse, tienen su razón de ser y, tal y como declara esta experta, perderlos antes de tiempo puede suponer un menoscabo de sus funciones. A medida que el niño se va haciendo mayor, se aconseja continuar la limpieza con un cepillo infantil, al principio sin dentífrico, y luego, a partir de los dos años, con muy poquita cantidad de dentífrico infantil adecuado a su edad.

Un buen cuidado desde la infancia repercute positivamente en los dientes definitivos. No en vano, extremar la higiene desde los primeros momentos es la principal arma con la que contamos para prevenir los problemas dentales.

Visita al dentista

La doctora Martínez recomienda que la primera visita al dentista se haga dentro de los dos primeros años, puesto que "ya hay muchos niños que a esa edad han sufrido traumatismos, tienen caries, problemas de oclusión provocados por el chupete o porque se chupan el dedo y que si no se abordan a tiempo pueden requerir tratamientos más complejos en un futuro". Además estas primeras visitas, en las que únicamente se revisa al niño con procedimientos sencillos, ayudan a que el pequeño no tenga miedo a la consulta. Si en cambio el niño visita por primera vez a un dentista con seis años es frecuente que tenga miedo a cosas que le han contado; "y es más difícil cambiar esta imagen preconcebida, que suele ser un poco desfavorable, que partir de cero", puntualiza la experta. Para sortear estos temores, explica, es fundamental irles explicando los procedimientos que se les van a aplicar de una manera cercana y evitando factores que puedan provocar miedo o ansiedad como palabras del tipo 'pinchazo', 'inyección', 'dolor' y ni siquiera recurrir a diminutivos como 'pinchacito'. Aún así, hay niños que se resisten mucho ante un tratamiento. En estos casos, es importante indagar hasta dar con el motivo del rechazo. Puede, entre otras cosas, que tenga miedo a lo desconocido, que simplemente sea tímido, que haya tenido experiencias negativas con anterioridad o que no tenga respeto a la autoridad, explica.

Posición de los padres

En opinión de la doctora Martínez, aunque aún hay mucho por hacer, en los últimos años ha cambiado la posición de los padres respecto a la salud bucodental. Aun así, en la actualidad hay una excesiva preocupación por si los niños tienen que llevar aparato, pero no tanto por el resto de los cuidados. De hecho, "estamos viendo en las consultas un leve aumento de pequeños con caries y sarro, fundamentalmente provocadas por alimentos ricos en azúcar y por productos que requieren poca masticación y no van acompañados de una higiene posterior, como el consumo de zumos de brik o bollería", asegura. En ese sentido, explica que sería más sano merendar, por ejemplo, un bocadillo de pan tradicional que uno hecho con pan de molde, puesto que este último, al ser mucho más blando, requiere menos masticación, lo que disminuye la 'autolimpieza' de los dientes y favorece la acumulación de sarro.

 

ATENCIÓN AL CLIENTE

Telf: (0034) 966 980 462

Horario: 9:00-14:00 AM

info@ecosensitiveskin.com

También puedes realizar tu pedido por teléfono

SÍGUENOS EN:

  

INFORMACIÓN SOBRE COOKIES

ECOSENSITIVESKIN®...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Las cookies no te pueden identificar. Continuar navegando supone la aceptación de la Política de Cookies. MÁS INFORMACIÓN